violación

#Internacional  Magdalena Cruz, una mujer de Estados Unidos, ha presentado una demanda contra la Oficina para Personas con Discapacidades del Desarrollo (OPWDD) del estado de Nueva York, acusándola de permitir y encubrir un patrón creciente de abuso que condujo a la violación violenta de su madre por parte de un miembro del personal en 1985.

La madre de Cruz vivía en un hogar para personas con discapacidad intelectual en Rochester, Nueva York, y tenía la habilidad mental de una niña de dos años. Cruz pasó años buscando pruebas sobre el crimen y sobre la negligencia e intentos de encubrimiento por parte de las instituciones encargadas de proteger a su madre. Gracias a los avances en las técnicas de análisis de ADN, finalmente pudo descubrir la identidad del violador, quien resultó ser un empleado del hogar donde vivía su madre.

“Mi madre ha tenido una vida difícil y espero que esta demanda la ayude a recibir la atención que merece después de que la OPWDD no la protegiera de su abusador hace 37 años”, dice Cruz.

En su demanda presentada en nombre de su madre, Cruz acusa a la OPWDD de permitir que ocurrieran abusos y violación a personas con discapacidad intelectual bajo su cuidado, y de encubrir dichos crímenes para proteger a los perpetradores y a la institución. La demanda busca una compensación por los daños sufridos por la madre de Cruz y por la negligencia de la OPWDD en su deber de proteger a las personas bajo su cuidado.

Este caso ha resaltado la importancia de prestar atención y proteger los derechos de las personas con discapacidad intelectual, especialmente en instituciones gubernamentales encargadas de su cuidado y protección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *