Islandia busca expandir su capacidad de generación de energía geotérmica, aprovechando la actividad volcánica única del país. Científicos islandeses del Geothermal Research Cluster de Reikiavik han presentado un ambicioso plan que implica perforar una cámara de magma en la caldera volcánica Krafla, con el objetivo de crear una fuente de energía geotérmica ilimitada.

Este proyecto pionero, conocido como Krafla Magma Testbed (KMT) o banco de pruebas de magma de Krafla, se inició en 2014 y se propone comenzar la perforación en 2026. La primera fase se centrará en la introducción de instrumentos para analizar el comportamiento del magma y las cámaras subterráneas que lo albergan.

La perforación de la cámara de magma no solo tiene como objetivo estudiar su potencial como fuente de energía, sino también proporcionar una comprensión más profunda del magma, ya que gran parte del conocimiento actual se basa en el estudio de la lava.

Los científicos islandeses consideran que afrontar este desafío es crucial para ampliar la comprensión científica del magma y sus propiedades. Una vez obtenido el conocimiento necesario, se planea avanzar a una segunda fase que buscará explotar el potencial de las cámaras de magma como fuentes de energía geotérmica ilimitada.

Aunque el proyecto no está exento de riesgos, se está planificando con cuidado y a largo plazo, con el objetivo de abrir nuevas posibilidades para el uso sostenible de los recursos geotérmicos únicos de Islandia. La iniciativa representa un paso significativo hacia la expansión de las fuentes de energía renovable y la comprensión más profunda de la actividad geotérmica en esta nación nórdica.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *